III-Recital-Poetico-Petronila-Reina-de-Trovadores-

Nuestros autores en el III Recital Poético Petronila, Reina de Trovadores

Uno de nuestros autores, Jose Manuel Surroca, ha participado en el III Recital Poético Petronila, Reina de Trovadores con su poema “Aragón no olvida”. José Manuel es un fantástico escritor que despuntó en nuestra editorial con su obra, el Documento 303.

 

Aragón no olvida


Cuando los hombres fenecen,

Y abandonan este mundo,

Sus recuerdos permanecen

Como patrimonio fecundo.

 

Es vivir para la posterioridad.

Es el recuerdo de lo que fuimos.

Es afirmar nuestra realidad.

Es proclamar lo que sentimos.

 

El Olvido, mata.

Destruye.

Desconecta.

Y Desorienta.

 

El Olvido, terrible enfermedad.

Con efectos crueles y funestos

Que diluyen la propia identidad

Y borran del recuerdo los fundamentos

En los que apoyar nuestra autenticidad.

 

Los pueblos y las naciones vienen a ser,

Imagen y reflejo de su trayectoria.

Son estos recuerdos grabados en su memoria

Los que determinan su proceder.

 

El pasado conduce al presente,

Y desde éste se camina al futuro,

De forma paulatina y constante.

Así ha sido siempre, os lo aseguro.

 

Atrás quedan los ecos

De los triunfos y fracasos

De los que nos han precedido,

Celebrados o repudiados

Según se sea, vencedor o vencido.

 

Actos del pasado,

Condicionaron el presente.

A unos les parece bien

Y celebran el legado.

A otros les parece mal.

E ignoran  lo evidente,

Haciendo de su historia

Un relato fantasmal.

 

De los hechos y vidas de las personas,

Quedan sus consecuencias y su recuerdo.

 

¿Qué le espera a un colectivo

Que olvida o modifica su pasado?

Un presente ilusivo

y un futuro  desolado.

 

Las naciones que se precian,

De su Historia no se olvidan.

Al contrario:

La celebran,

La conservan

Y la transmiten,

Para que los que detrás vengan,

Conozcan su origen,

Entiendan su presente

Y su futuro prevengan.

 

¿Y Nosotros? ¿Y Aragón?

 

Nuestros ancestros forjaron,

Una historia que emociona

Ya fueran de Aragón,

O de la condal Barcelona.

 

Y por cosas del Olvido,

Y porque a unos convino

Y nosotros nos dejamos,

Esa historia milenaria

Se la apropia el vecino

A poco que lo permitamos.

Pero es nuestra obligación

Y de obligada primicia,

Mostrarla al mundo entero,

Para corregir la injusticia.

 

Para que se enteren,

Para que sepan,

Para que se admiren,

Para que nos conozcan,

Y para que nos envidien.

 

Gritemos:

Aquí estamos nosotros,

Los actuales, los de ahora.

Y aquí os mostramos nuestro acervo:

Nuestra historia milenaria.

 

Reivindiquemos,

No nos callemos,

No nos dejemos,

Defendamos nuestro ancestro,

Y que cada cual defienda el suyo,

Pero sin tocar el nuestro.

 

Reclamemos el lugar

Que la Historia nos ha dado,

Y que a fuerza de porfiar

Nos hemos ganado,

Por nuestro pasado,

Por nuestras gentes,

Por nuestros monumentos,

Por nuestros hechos,

Por nuestros castillos,

Por nuestros monasterios.

Por nuestros montes y nuestros ríos,

Por nuestras derrotas y nuestras victorias,

Que de todo tenemos

En nuestra historia milenaria.

Que nos merecemos:

Por derecho,

Por la fuerza de la razón,

Con firmeza,

Con Pasión,

Con rasmia,

Y sin reblar.

 

Aragón proclama:

Que somos como somos,

Por lo que fuimos e hicimos,

Prez y ejemplo para el mundo entero,

Creando una Corona,

Avanzada en sus Fueros,

Usos y Costumbres

Y Derecho puntero.

 

Aquellas gentes de Aragón,

Obligaban a sus reyes jurar

Con este pronunciamiento:

“Nos, que somos

Y valemos tanto como vos,

Pero juntos, más que vos….”

 

¿Cómo no sentir orgullo profundo,

De aquellos aragoneses

Que con este apercibimiento

Mostraban al mundo

Su noble temperamento?

 

Reino y Corona,

Doña Petronila, reina de Aragón,

Hija y madre de Reyes,

Y Condesa de Barcelona.

Peronella la llamaban

En idioma catalán.

Figura insigne de su linaje,

Quedó viuda prontamente,

Y de la corte influyente,

Protegió a su hijo con decisión,

Dando muestras de coraje,

Temple y moderación

En defensa permanente

De la Casa de Aragón.

 

Barbastro, ciudad de los esponsales,

Para celebrar su memoria y su recuerdo

En Agosto se traslada a los tiempos medievales,

Representando con pasión,

La firma de tan magno acuerdo

Que dio origen a la Corona de Aragón

 

Por lo que fue,

Por lo que representó,

Por todo ello, y mucho más,

Barbastro, Cuna y Corona

Le rinde admiración y respeto.

 

Aragón no olvida.

 

 

¿Quién es José Manuel Surroca Laguardia?

Nacido en Zaragoza en 1949. De profesión informático, además de aficionado a la música y a la literatura siempre sintió la pasión de escribir, iniciando el esbozo de varias novelas. Tras finalizar su vida laboral, ha podido ver cumplido su deseo de hacer lo que más le gusta: dedicar su tiempo a escribir.

Enamorado de la historia, especialmente de uno de los periodos más impresionantes a su juicio, la Edad Media, intenta recrear en sus novelas las formas de vida y las sensaciones que debían sentir aquellas personas cuyo día a día transcurría entre la ignorancia, la miseria, la enfermedad y su sometimiento absoluto a la voluntad de sus señores feudales, y especialmente, las relaciones entre las tres comunidades, cristiana, judía y musulmana que poblaban y convivían en nuestras villas y pueblos.

Sin embargo, también le gusta adentrarse en otro tipo de historias que siempre tienen como protagonistas a las personas y sus circunstancias que en ocasiones, suelen ser terribles. El humor, el drama y la sociedad, son temas que ha tratado en sus historias.

Hasta el momento ha escrito nueve novelas: El Cristo del Granado, Espejismo, La extraordinaria vida de un perro que entendía a los hombres, La Estación, El Clown, El Diario del Ave Fénix, Barbastro 1320 “Los Pastorelli”, El Documento 303 y El caso del Ecce Homo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.